Hacer que la hora de dormir y el sueño sean una rutina más fácil para los niños con autismo y PDD

La hora de dormir puede ser uno de esos eventos nocturnos que muchos padres aman u odian, o ambos! Significa que la paz y la tranquilidad están a punto de llegar, pero también puede significar que una gran lucha está a punto de comenzar. Muchos niños con autismo tienen dificultades para hacer la transición a la cama, quedarse dormidos, o incluso permanecer dormidos toda la noche. Como todas estas dificultades pueden aumentar el estrés y la tensión en el hogar, a continuación se presentan algunas estrategias para ayudar a reducir este posible estrés. Tenga en cuenta que ninguna sugerencia por sí sola será suficiente para todos los niños y que el hecho de dormir la cantidad adecuada permitirá a su hijo tener un mejor rendimiento académico, fomentará el desarrollo de las habilidades motrices y le permitirá mantener una mejor mentalidad. Sin mencionar que también ayudará a mamá y papá a tener una noche de descanso más completa.

Probablemente la estrategia más importante es crear una rutina nocturna consistente alrededor de la misma hora cada noche. Una rutina ayuda a señalar al cuerpo que es hora de dormir y puede ser tranquilizador si hay muchos estímulos alrededor. La rutina puede consistir en un baño/ducha, vestirse para ir a la cama, jugar un juego de mesa con la familia, y/o leer algunos libros para tranquilizarse. Cualquiera que sea la rutina, manténgala constante para que el niño aprenda qué esperar cada noche.

Para mejorar la comprensión de su hijo de la rutina nocturna, puede considerar el uso de un horario visual para que entienda lo que sucede por las noches. Tome fotografías de todos los eventos (por ejemplo, la hora de la cena en la mesa, la hora del baño, los libros de lectura y el niño en la cama), plastifique las fotografías y un pedazo de cartulina, y pegue con velcro cada fotografía ya sea horizontal o verticalmente en el papel. Cuando cada evento se haya completado, puede guiar a su hijo para que quite la foto y señale el siguiente evento.

Si su hijo es uno de los que parece estar nervioso, incluso cuando está físicamente en la cama, asegúrese de que las actividades de la rutina nocturna son de naturaleza más tranquila. Elija libros en lugar de juegos familiares emocionantes y ruidosos. Atenúe las luces cuando lea libros. Ponga música instrumental relajante (¡la música de cuna para bebés a la hora de dormir funciona bien!) durante toda la rutina de la cama. Concéntrese en asegurarse de que el ambiente sea tranquilo y silencioso.

Si a su hijo le cuesta dormirse, o se despierta en mitad de la noche, primero considere si toma siestas durante el día. Es posible que desee reducir estas siestas para que su hijo esté más cansado por la noche. Si su hijo se despierta en mitad de la noche, asegúrese de mantener el ambiente de sueño tranquilo y no le permita jugar o salir de su habitación. Esto puede llevar muchas noches de insomnio por parte de los padres, pero al final valdrá la pena.

Padres, recuerden, el tiempo que inviertan en poner una rutina de sueño ahora les ahorrará muchas, muchas horas a la larga y no tendrán que hacerlo para siempre. Una vez que se establezcan los patrones, podrán reclamar una gran parte de su noche para ustedes.

¿Fue esto de ayuda?