¿En qué se diferencia el análisis de conducta aplicado de la psicología?

La respuesta a esta pregunta es que mientras que muchas personas han visto históricamente el análisis de la conducta como una rama de la psicología, las dos disciplinas toman perspectivas fundamentalmente diferentes y antitéticas para tener en cuenta la variabilidad en la conducta humana.

En general, el Análisis de la Conducta no se ocupa de los estados mentales o de los pensamientos internos cuando se trata de describir por qué nos comportamos como lo hacemos. En lugar de centrarse en "la mente", los analistas de la conducta miran los comportamientos, o en otras palabras, lo que hacemos, como consecuencia de las cosas que sucedieron anteriormente. En pocas palabras, repetimos las cosas cuando las consecuencias son agradables y dejamos de hacer las cosas cuando las consecuencias son desagradables. El análisis de la conducta, como sugiere, se centra en el tratamiento de los problemas de conducta desde una perspectiva/lente puramente conductual. El análisis funcional, la recolección de datos para establecer tendencias, y luego se aplica un programa o plan de intervención posterior que utiliza varias formas de aprendizaje operante.

La psicología se centra en la mente. La psicología como disciplina tiene en gran medida hipótesis de explicaciones internas (rasgos de la personalidad, fuerzas mediadoras y otras estructuras del cerebro, etc.) que explican las diferencias en el comportamiento humano. La psicología busca explicar la variabilidad de la conducta apelando a causas internas que se ven típicamente dentro de la mente (por ejemplo, estados de ánimo, rasgos de personalidad, estructuras hipotéticas como el ego y/o estados de ánimo)

En resumen, la diferencia puede afirmarse de la siguiente manera: En el AMBIENTE (Análisis de Conducta) versus dentro de la MENTE (Psicología).

¿Fue esto de ayuda?