Estrategias de comunicación para el autismo

Las estrategias de comunicación para el autismo son técnicas que ayudan a su hijo autista a desarrollar sus habilidades lingüísticas y comunicativas. La alteración del lenguaje en la comunicación es uno de los principales criterios de diagnóstico de un niño con autismo, concretamente un retraso o una ausencia total del lenguaje hablado. Muchos niños pueden tener dificultades no sólo para expresarse, sino también para entender lo que dicen los demás. Los adultos pueden pensar que el niño simplemente les ignora, pero en realidad, el niño puede no entender lo que el adulto está diciendo. Imagina que vas a un país extranjero con gente que habla un idioma que no entiendes y no tienes medios para entender lo que la gente está diciendo. Si alguien te dice: "Eh, tú, ven aquí" en su idioma, ¿responderías? Si no entiendes lo que dicen, probablemente no responderías. Así es como puede sentirse su hijo.

Índice

Deje que los profesionales de Leafwing le eduquen a usted y a su hijo para que desarrollen las habilidades lingüísticas que le ayudarán a alcanzar su máximo potencial.

Estrategias de comunicación para el autismo

Intervenciones para mejorar la comunicación con los niños autistas

Un logopeda o patólogo es el principal profesional en la evaluación de la comprensión y el uso del lenguaje de una persona y puede proporcionar información sobre su nivel de desarrollo del lenguaje o el de su hijo. También pueden proporcionar apoyo en la planificación de la intervención y aconsejar qué estrategias pueden ser las más adecuadas para apoyar el desarrollo de las habilidades comunicativas.

El análisis conductual aplicado (ABA) es un tipo de terapia que puede mejorar las habilidades sociales, de comunicación y de aprendizaje mediante estrategias de refuerzo. Muchos expertos consideran que el ABA es el tratamiento de referencia para los niños con trastorno del espectro autista (TEA) u otros trastornos del desarrollo.

Losprogramas de terapia ABA son eficaces para tratar a los niños con autismo porque crean entornos muy estructurados en los que se optimizan las condiciones para el aprendizaje. Con el tiempo, estos entornos muy estructurados se modifican sistemáticamente para que el entorno imite lo que el niño podría esperar si se le colocara en el aula.

Estrategias de comunicación para el autismo: Apoyos visuales

Los apoyos visuales son señales concretas que ayudan a comunicarse y a desarrollar las habilidades lingüísticas. Pueden incluir el uso de símbolos, fotos, palabras escritas y objetos para ayudar a los niños con autismo a aprender y comprender el lenguaje, procesar la información y comunicarse.
Damos por sentadas las distintas formas que tenemos de comunicarnos a diario, entre las que se incluyen:

  • El idioma: Cómo representamos la información: qué significan las palabras y cómo las combinamos.
    • Receptivo: se refiere a la forma en que su hijo entiende el lenguaje.
    • Expresivo: se refiere a cómo su hijo utiliza las palabras para expresarse.
  • El habla: Un medio verbal de comunicación, utilizando sonidos para formar palabras.
  • Métodos no verbales: gestos, expresión facial, contacto visual, etc.
  • Pragmática: Cómo los individuos utilizan el lenguaje en situaciones sociales. Incluye las siguientes reglas "tácitas" de la conversación, por ejemplo, respetar los turnos.

Muchos niños del espectro autista responden bien a la información visual. La información visual puede ser procesada y referida a lo largo del tiempo, mientras que la comunicación oral es instantánea y desaparece rápidamente.

Los medios visuales pueden consistir en libros o tableros de comunicación que utilizan imágenes y/o palabras en tarjetas para ayudar al individuo a aprender la palabra y su significado. El niño puede señalar la imagen cuando quiera comunicarse. Por ejemplo, si tiene sed, puede señalar la imagen de un vaso de agua. A medida que aprenda más símbolos y palabras, podrá utilizarlos para crear frases y responder a preguntas. Los demás también pueden utilizar las imágenes para comunicarse con el niño. Es lo que se conoce como Sistema de Comunicación por Intercambio de Imágenes y puede utilizarse para desarrollar una comunicación intencional y funcional.

Otra herramienta de apoyo a la comunicación en el autismo es el horario visual o ilustrado. Ayuda a las personas a aprender pasos rutinarios, como prepararse para ir a la cama. Una serie de imágenes muestra los pasos en orden y, con el tiempo, los aprenden.

Además, los calendarios visuales pueden utilizarse para mostrar a una persona con espectro lo que va a ocurrir a continuación o cuándo se va a producir un cambio en la rutina. Como a las personas con espectro no les suelen gustar los cambios, esto puede ayudarles a prepararse para ellos y a afrontarlos más fácilmente. Esto permite que el lenguaje que rodea al cambio sea más fácil de entender y que las personas puedan consultar los horarios a lo largo de la tarea y del día.

Comunicación aumentativa y alternativa (CAA)

Estrategias de comunicación en el autismo: Comunicación aumentativa y alternativa (CAA)

La comunicación aumentativa y alternativa (CAA) ayuda a las personas que no pueden hablar o son muy difíciles de entender. La CAA se refiere a todas las formas en que alguien se comunica además de hablar. Personas de todas las edades pueden utilizar la CAA si tienen problemas con el habla o el lenguaje. Esto proporciona otra forma de ayudarles a comunicarse que no sea verbalmente. La CAA incluye:

  • Lenguaje de signos
  • Gestos
  • Imágenes, fotos, objetos o vídeos
  • Palabras escritas
  • Ordenadores, tabletas u otros dispositivos electrónicos

La CAA puede ayudar a los niños autistas e incluso a desarrollar la comunicación oral. Muchas personas se preguntan si el uso de la CAA impedirá que alguien hable o ralentizará el desarrollo del lenguaje. Esto no es cierto: las investigaciones demuestran que la CAA puede ayudar a resolver estos problemas. Las personas que utilizan CAA también pueden aprender a leer y escribir.

Los dispositivos de generación de voz reproducen palabras pregrabadas mediante un interruptor o un botón, o bien emiten el sonido del texto que se teclea en ellos. Siguiendo con el ejemplo anterior, un niño hambriento puede pulsar el botón con la imagen "comida" y el dispositivo le dirá: "Quiero comer".
Estas herramientas pueden utilizarse para sustituir al habla, pero también para ayudar al niño a desarrollarla. Para ello, ayudan al niño a reconocer patrones de sonido, que pueden utilizarse con ayudas visuales para desarrollar habilidades lingüísticas.

Estos sistemas también pueden ayudar a los niños a aprender palabras, ya que empiezan a asociar los sonidos y las imágenes entre sí. También ayudan a ralentizar la comunicación, dando al niño más tiempo para procesar la información y evitar sobrecargarse.

Estrategias de comunicación en el autismo: Pautas para niños autistas no verbales

No importa en qué parte del espectro autista se encuentre su hijo, siempre tendrá la capacidad de comunicarse de alguna manera. Estas son algunas pautas sencillas que debes tener en cuenta para ayudar a tu hijo a comunicarse contigo y con los demás.

  • Fomente el juego y la interacción social. Todos los niños aprenden jugando, y eso incluye el aprendizaje del idioma. El juego interactivo es una deliciosa oportunidad para que usted y su hijo se comuniquen. Juegue a cosas que le gusten a su hijo. Incorpore actividades lúdicas que fomenten la interacción social. Por ejemplo, cantando, recitando canciones infantiles y jugando suavemente. Durante sus interacciones, agáchese cerca de su hijo para que su voz y su cara estén más cerca de él, aumentando así la posibilidad de que le mire.
  • Imitaros mutuamente. Copiar los sonidos y comportamientos de juego de tu hijo fomentará la vocalización y la interacción. También anima a tu hijo a imitarte y a respetar los turnos. Asegúrese de imitar la forma de jugar de su hijo, siempre que sea un comportamiento positivo. Por ejemplo, si tu hijo hace rodar un coche por el suelo, hazlo tú también. Si choca el coche, tú también chocas el tuyo. Asegúrate de no imitar comportamientos inadecuados, como tirar el coche.
  • Concéntrese en la comunicación no verbal. Los gestos y el contacto visual pueden sentar las bases del lenguaje. Anime a su hijo modelando y respondiendo a estos comportamientos. Exagere sus gestos. Utilice tanto su cuerpo como su voz al comunicarse; por ejemplo, extendiendo la mano para señalar cuando diga "mira" y asintiendo con la cabeza cuando diga "sí". Utilice gestos que sean fáciles de copiar para su hijo. Por ejemplo, aplaudir, abrir las manos, extender los brazos, etc. Responda a los gestos de su hijo: Cuando mire o señale un juguete, dáselo o hazle caso para que juegue con él. Del mismo modo, señale un juguete que quiera antes de cogerlo.
  • Dale tiempo a tu hijo para que hable. Cuando un niño no responde con rapidez, es natural que queramos completar las palabras que faltan. Es esencial dar a su hijo muchas oportunidades de comunicación, aunque no hable. Cuando le hagas una pregunta o veas que tu hijo quiere algo, haz una pausa de varios segundos mientras le miras con entusiasmo. Esté atento a cualquier sonido o movimiento corporal y responda con prontitud. La rapidez de su respuesta ayuda a su hijo a sentir el poder de la comunicación.
  • Simplifique su lenguaje. Sea literal y obvio al elegir su lenguaje. Diga exactamente lo que quiere decir. Hable con frases cortas como "rueda la pelota" o "lanza la pelota". Puede aumentar el número de palabras de una frase cuando aumente el vocabulario de su hijo.
  • Siga los intereses de su hijo. En lugar de interrumpir la atención de su hijo, sígalo con palabras. Utilice palabras sencillas sobre lo que su hijo está haciendo. Al hablar de lo que le interesa a su hijo, le ayudará a aprender el vocabulario asociado.
  • Considere los dispositivos de ayuda y los apoyos visuales. Las tecnologías de apoyo y los soportes visuales pueden hacer algo más que sustituir el habla. Pueden fomentar su desarrollo. Algunos ejemplos son los dispositivos y las aplicaciones con imágenes que su hijo toca para producir palabras. En un nivel más sencillo, los apoyos visuales pueden incluir imágenes y grupos de imágenes que su hijo puede utilizar para indicar peticiones y pensamientos.

Recuerde que cuanto más concisa y sencilla sea la instrucción, más éxito tendrá el niño. Es importante señalar que la sencillez o complejidad del lenguaje utilizado debe basarse en el repertorio lingüístico del niño en ese momento concreto. Con el tiempo y el éxito, las instrucciones sencillas y concisas se irán elaborando y el lenguaje formará parte de su comunicación.


Rompecabezas del autismo

Estrategias de comunicación en el autismo: Cómo puede ayudar la terapia ABA

La terapia ABA es eficaz a través de la identificación y orientación de los objetivos de desarrollo de habilidades. La terapia ABA suele abordar los déficits de habilidades en varios ámbitos. Estos ámbitos varían y dependen de las necesidades individuales del alumno.

Como analistas de conducta, nuestra responsabilidad consiste únicamente en administrar programas de tratamiento basados en ABA que hayan demostrado su eficacia ante una dificultad específica. Esto se denomina práctica basada en la evidencia. Los detalles específicos de un programa de tratamiento variarán de una persona a otra, pero los fundamentos de los programas de tratamiento son los mismos. Una base derivada de métodos sólidos, empíricamente probados y repetidamente implementados en el entorno aplicado a lo largo del tiempo.

Escuche:

Glosario de términos relacionados

Otros artículos relacionados

Preguntas frecuentes sobre la terapia ABA

¿Para qué sirve la terapia ABA?

La terapia basada en el ABA puede utilizarse en multitud de ámbitos. En la actualidad, estas intervenciones se utilizan principalmente con personas que viven con TEA; sin embargo, sus aplicaciones pueden utilizarse con personas que viven con trastornos generalizados del desarrollo, así como con otros trastornos. En el caso del TEA, puede utilizarse para enseñar de forma eficaz habilidades específicas que pueden no estar en el repertorio de habilidades del niño para ayudarle a funcionar mejor en su entorno, ya sea en casa, en la escuela o en la comunidad. Junto con los programas de adquisición de habilidades, las intervenciones basadas en el ABA también pueden utilizarse para tratar los excesos de comportamiento (por ejemplo, las rabietas, los comportamientos agresivos, las conductas autolesivas). Por último, también puede utilizarse en la formación de padres y cuidadores.

En los programas de adquisición de habilidades, el repertorio de habilidades del niño se evalúa en la fase inicial de los servicios en áreas adaptativas clave como la comunicación/lenguaje, la autoayuda, las habilidades sociales y también las habilidades motoras. Una vez que se identifican las habilidades que hay que enseñar, se desarrolla un objetivo para cada habilidad y luego se aborda/enseña utilizando técnicas basadas en el ABA para enseñar esas habilidades importantes. En última instancia, una terapia basada en el ABA facilitará cierto grado de mantenimiento (es decir, el niño puede seguir realizando las conductas aprendidas en ausencia de entrenamiento/intervención a lo largo del tiempo) y de generalización (es decir, se observa que las conductas aprendidas se producen en situaciones diferentes del entorno de instrucción). Estos dos conceptos son muy importantes en cualquier intervención basada en el ABA.

En la gestión de la conducta, se evalúa la función de los comportamientos desafiantes en la fase inicial de los servicios. En esta fase, se determina "por qué se produce este comportamiento". Una vez que se conoce, se desarrolla una terapia basada en el ABA no sólo para disminuir la ocurrencia del comportamiento que se está tratando, sino también para enseñar al niño un comportamiento funcionalmente equivalente que sea socialmente apropiado. Por ejemplo, si un niño recurre a conductas de rabieta cuando se le dice que no puede tener un artículo específico, se le puede enseñar a aceptar una alternativa o a encontrar una alternativa por sí mismo. Por supuesto, esto sólo se puede hacer hasta cierto punto: el ofrecimiento de alternativas. Llega un momento en el que un "no" significa "no", por lo que habrá que dejar que el comportamiento de la rabieta siga su curso (es decir, que continúe hasta que cese). Esto nunca es fácil y a los padres/cuidadores les llevará algún tiempo acostumbrarse, pero las investigaciones han demostrado que con el tiempo y la aplicación constante de un programa de gestión de la conducta basado en el ABA, el comportamiento desafiante mejorará.

En la formación de los padres, las personas que cuidan de un niño pueden recibir un "plan de estudios" personalizado que se adapte mejor a su situación. Un área típica que se cubre en la formación de los padres es la enseñanza a los adultos responsables de los conceptos pertinentes basados en el ABA para ayudar a los adultos a entender el fundamento de las intervenciones que se utilizan en los servicios basados en el ABA de su hijo. Otra área cubierta en la formación de los padres es la enseñanza de los adultos de los programas de adquisición de habilidades específicas y / o programas de gestión de la conducta que van a poner en práctica durante el tiempo de la familia. Otras áreas cubiertas en la formación de los padres pueden ser la recogida de datos, cómo facilitar el mantenimiento, cómo facilitar la generalización de las habilidades aprendidas, por nombrar algunas.

No existe un "formato único" que se adapte a las necesidades de todos los niños y sus familias. Los profesionales de ABA con los que está trabajando actualmente, con su participación, desarrollarán un paquete de tratamiento basado en ABA que se adapte mejor a las necesidades de su hijo y de su familia. Para obtener más información sobre este tema, le animamos a hablar con su BCBA o a ponerse en contacto con nosotros en [email protected].

¿Quién puede beneficiarse de la terapia ABA?

Existe la idea errónea de que los principios del ABA son específicos del autismo. Esto no es así. Los principios y métodos del ABA están respaldados científicamente y pueden aplicarse a cualquier persona. Dicho esto, el Cirujano General de los Estados Unidos y la Asociación Americana de Psicología consideran que el ABA es una práctica basada en la evidencia. Cuarenta años de extensa literatura han documentado que la terapia ABA es una práctica efectiva y exitosa para reducir el comportamiento problemático y aumentar las habilidades de los individuos con discapacidades intelectuales y Trastornos del Espectro Autista (TEA). Los niños, adolescentes y adultos con TEA pueden beneficiarse de la terapia ABA. Especialmente cuando se inicia de forma temprana, la terapia ABA puede beneficiar a los individuos al centrarse en los comportamientos desafiantes, las habilidades de atención, las habilidades de juego, la comunicación, la motricidad y las habilidades sociales, entre otras. Las personas con otros problemas de desarrollo, como el TDAH o la discapacidad intelectual, también pueden beneficiarse de la terapia ABA. Aunque se ha demostrado que la intervención temprana produce resultados más significativos en el tratamiento, no hay una edad específica en la que la terapia ABA deje de ser útil.

Además, los padres y cuidadores de personas con TEA también pueden beneficiarse de los principios del ABA. Dependiendo de las necesidades de su ser querido, el uso de técnicas específicas de ABA, además de los servicios 1:1, puede ayudar a producir resultados de tratamiento más deseables. El término "entrenamiento del cuidador" es común en los servicios de ABA y se refiere a la instrucción individualizada que un BCBA o Supervisor de ABA proporciona a los padres y cuidadores. Esto suele implicar una combinación de técnicas y métodos ABA individualizados que los padres y cuidadores pueden utilizar fuera de las sesiones 1:1 para facilitar el progreso continuo en áreas específicas.

La terapia ABA puede ayudar a las personas con TEA, discapacidad intelectual y otros problemas de desarrollo a alcanzar sus objetivos y a llevar una vida de mayor calidad.

¿Cómo es la terapia ABA?

Las agencias que prestan servicios basados en el ABA en el entorno del hogar tienen más probabilidades de aplicar los servicios del ABA de forma similar que haciendo los mismos protocolos o procedimientos exactos. En cualquier caso, una agencia de ABA bajo la dirección de un analista de conducta certificado sigue las mismas teorías basadas en la investigación para guiar el tratamiento que utilizan todas las demás agencias de ABA aceptables.

Los servicios basados en ABA comienzan con una evaluación funcional del comportamiento (FBA). En pocas palabras, una FBA evalúa por qué los comportamientos pueden estar ocurriendo en primer lugar. A partir de ahí, la FBA también determinará la mejor manera de abordar las dificultades utilizando tácticas que han demostrado su eficacia a lo largo del tiempo, centrándose en la sustitución del comportamiento frente a la simple eliminación de un comportamiento problemático. La FBA también tendrá recomendaciones para otras habilidades/comportamientos relevantes que deben ser enseñados y habilidades de los padres que pueden ser enseñadas en un formato de formación de los padres para nombrar algunos. A partir de ahí, la intensidad de los servicios basados en el ABA se determina, de nuevo, en función de las necesidades clínicas de su hijo. La FBA completada se presenta entonces a la fuente de financiación para su aprobación.

Las sesiones individuales entre un técnico de conducta y su hijo comenzarán una vez que se aprueben los servicios. La duración de cada sesión y la frecuencia de estas sesiones por semana/mes dependerán del número de horas que se hayan aprobado para los servicios ABA de su hijo; normalmente, este será el número recomendado en la FBA. Las sesiones se utilizan para enseñar las habilidades/comportamientos identificados mediante procedimientos de enseñanza eficaces. Otro aspecto de los servicios basados en el ABA en el hogar es la formación de los padres. La formación de los padres puede adoptar muchas formas, dependiendo de los objetivos que se hayan establecido durante el proceso de la FBA. El número de horas dedicadas a la formación de los padres también es variable y depende exclusivamente de la necesidad clínica de la misma. Si una sesión 1:1 es entre un técnico de conducta y su hijo, una sesión o cita de formación de padres es entre usted y el supervisor del caso y con y sin la presencia de su hijo, dependiendo del objetivo o los objetivos de los padres identificados. El objetivo del servicio de formación de padres es que usted pueda tener amplias habilidades/conocimientos para que sea más eficaz a la hora de abordar las dificultades de comportamiento que se produzcan fuera de las sesiones programadas de ABA. Dependiendo de los objetivos establecidos, se le puede pedir que participe en las sesiones 1:1 de su hijo. Estas participaciones son una buena manera para que usted practique lo que ha aprendido del supervisor del caso, mientras que al mismo tiempo, tener el técnico de comportamiento disponible para darle retroalimentación a medida que la práctica en esas nuevas habilidades.

Como se mencionó al principio, no hay dos agencias ABA que hagan exactamente lo mismo cuando se trata de prestar servicios ABA; sin embargo, las buenas agencias siempre basarán su práctica en los mismos procedimientos probados empíricamente.

¿Cómo empiezo la terapia ABA?

En la mayoría de los casos, el primer elemento necesario para iniciar la terapia ABA es el informe de diagnóstico del trastorno del espectro autista (TEA) del individuo. Éste suele ser realizado por un médico, como un psiquiatra, un psicólogo o un pediatra del desarrollo. La mayoría de las agencias de terapia ABA y las compañías de seguros pedirán una copia de este informe de diagnóstico durante el proceso de admisión, ya que es necesario para solicitar una autorización de evaluación ABA al proveedor de seguros médicos del individuo.

El segundo elemento necesario para iniciar la terapia ABA es una fuente de financiación. En los Estados Unidos, y en los casos en los que intervienen los seguros Medi-Cal o Medicare, existe un requisito legal para que los servicios ABA estén cubiertos cuando existe una necesidad médica (diagnóstico de TEA). Medi-Cal y Medicare cubren todos los servicios de tratamiento de salud conductual médicamente necesarios para los beneficiarios. Esto normalmente incluye a los niños diagnosticados con TEA. Dado que el Análisis Aplicado de la Conducta es un tratamiento eficaz y basado en la evidencia para las personas con TEA, se considera un tratamiento cubierto cuando es médicamente necesario. En muchos casos, los seguros privados también cubren los servicios de ABA cuando son médicamente necesarios, sin embargo, en estos casos, es mejor hablar directamente con su proveedor de seguro médico para determinar los detalles de la cobertura y para asegurarse de que ABA es, de hecho, un beneficio cubierto. Además, algunas familias optan por pagar los servicios de ABA de su propio bolsillo.

El siguiente paso para iniciar la terapia ABA es ponerse en contacto con un proveedor de ABA con el que esté interesado en trabajar. Dependiendo de su ubicación geográfica, existen agencias de ABA en muchas ciudades de los Estados Unidos. Su compañía de seguros, los grupos de apoyo locales e incluso una búsqueda exhaustiva en Internet pueden ayudarle a encontrar agencias de ABA acreditadas y de buena reputación cerca de usted. Nuestra organización, LeafWing Center, tiene su sede en el sur de California y es reconocida por ayudar a las personas con TEA a alcanzar sus objetivos con la investigación basada en el análisis aplicado de la conducta.

Una vez que haya identificado al proveedor de ABA con el que desea trabajar, éste deberá ayudarle a facilitar los siguientes pasos. Estos incluirán facilitar el papeleo y las autorizaciones con su fuente de financiación. Una vez que comience el proceso de evaluación, un BCBA (Analista de Conducta Certificado) o un Supervisor de Programa cualificado debería ponerse en contacto con usted para concertar horarios en los que se puedan realizar entrevistas con los padres/cuidadores y observaciones de su ser querido. Esto ayudará en el proceso de recopilación de información clínica importante para que, con su colaboración, se puedan establecer los planes y objetivos de tratamiento más eficaces para su ser querido. Este proceso se denomina Evaluación de la Conducta Funcional (FBA) y se explica en diferentes entradas del blog en nuestro sitio web. Con respecto a lo que se puede esperar una vez que la terapia ABA comienza, por favor, lea nuestra entrada del blog titulada: Cuando se inicia un programa ABA, ¿Qué debe esperar razonablemente de su proveedor de servicios?

¿Ha sido útil?